Parvovirus felino: síntomas, tratamiento y prevención

La salud de los gatitos es lo que más preocupa a los tutores, ¿no? Es muy importante estar atento a todos los signos de posibles enfermedades que puedan surgir. Conoce los síntomas del parvovirus felino , cómo se trata y cómo prevenir al gatito.

También hay que conocer la enfermedad con el nombre de panleucopenia felina, conocida por ser muy grave y con síntomas que aparecen rápidamente en el organismo del animal. Sigue leyendo para entender de qué se trata y mantener al felino alejado del virus.

Virus altamente contagioso

En primer lugar, para que entiendas qué es el parvovirus felino, debes saber que está causado por un virus altamente contagioso, el parvovirus felino. También se sabe que la enfermedad afecta a los perros, pero no es la misma para ambas mascotas.

El virus que causa el parvovirus en gatos es el mismo que el de la panleucopenia canina, sin embargo, los síntomas y el tratamiento son bastante diferentes. En el caso de los perros, también se le conoce con el nombre de “moquillo”. Por eso también llaman a la enfermedad «moquillo en gatos», pero no es así.

Asimismo, no es correcto referirse a la enfermedad como parvovirus canino en gatos . Después de todo, esta confusión puede conducir a un diagnóstico y tratamiento erróneos, comprometiendo la recuperación del animal.

Además, una de las principales características del parvovirus felino está ligada a la forma en que se transmite. Debido a que es un virus altamente contagioso, es muy común que los gatitos que viven juntos se infecten al mismo tiempo.

Forma de contagio

Para comprender mejor cómo el gatito entra en contacto con el virus, hablemos un poco más sobre cómo se transmite. Por lo general, el parvovirus se contagia en un gato a través del contacto directo con heces, orina, vómito o saliva de otro felino que ya esté contaminado.

Cuando un felino se infecta, todo el entorno también se contamina. En este sentido, la resistencia del virus es muy alta, es decir, permanece vivo durante muchas horas después de entrar en contacto con la atmósfera.

Los síntomas aparecen rápidamente

Desde el momento de la infección hasta la aparición de los síntomas no pasa mucho tiempo. En otras palabras, el período de incubación del virus es bastante corto. Sin embargo, cuando los síntomas comienzan a aparecer, sucede con bastante claridad, lo que no deja dudas de que el gato no se encuentra bien.

Pero, ¿cuáles son las señales que dará el organismo del animal? Descubre cuáles son los síntomas más comunes en la lista que separamos a continuación, pero ten en cuenta que el diagnóstico exacto solo lo puede dar un profesional:

  • vómitos;
  • Diarrea;
  • fiebre alta;
  • deshidración;
  • apatía;
  • falta de apetito;
  • malestar abdominal;
  • mucosas pálidas.

Parvovirus felino más grave

Atención, porque la enfermedad puede ser aún más grave en algunos casos específicos. Las gatas y los gatitos preñados, por ejemplo, son menos susceptibles a una recuperación total de la enfermedad.

En el caso de las felinas preñadas, las crías que se están generando también corren el riesgo de contraer el parvovirus felino. En este tipo de situaciones nacen con temblores, muchos problemas de locomoción, e incluso pueden morir estando aún dentro del vientre.

Los cachorros, por otro lado, pueden contraer la enfermedad y desarrollar síntomas en diferentes intensidades. Generalmente, sin embargo, el parvovirus acaba manifestándose de forma bastante severa, aumentando el riesgo de muerte de los animalitos.

Los cachorros más vulnerables a la contaminación por el virus son los que tienen menos de 12 meses y aún no han sido vacunados. Sin embargo, su nivel de contagio y necesidad de tratamiento urgente es el mismo tanto en gatos jóvenes como mayores .

Diagnóstico del parvovirus felino

Aun sabiendo cuáles son los síntomas de la enfermedad, la única manera de determinar el diagnóstico es llevar al gato al veterinario para que lo examine profesionalmente.

En la clínica veterinaria es deber del profesional aplicar un leucograma, un análisis de sangre que observa la cantidad de leucocitos en el organismo. Cuando el animal está infectado con el virus, los niveles resultantes son bastante bajos.

Esto se debe a que el parvovirus es una enfermedad que debilita drásticamente el sistema inmunológico del gato. Asimismo, se realiza una prueba para analizar los niveles de glóbulos rojos en la sangre.

Además, el veterinario también necesita palpar con las manos la región del abdomen del animal, ya que también es muy común que sienta dolor y molestias en esta parte del cuerpo. Además, también es fundamental analizar la historia del gatito.

Tratamiento y prevención de enfermedades.

Si te preguntas si el parvovirus es curable , puedes estar tranquilo. La enfermedad puede, sí, curarse, pero depende del tratamiento y de un servicio ágil y rápido.

Para trabajar en la recuperación completa del animal se utilizan antibióticos y tratamientos de apoyo, como la fluidoterapia. Así, es posible combatir la deshidratación, reponiendo electrolitos y agua en el cuerpo.

Además, es muy importante que todo el entorno frecuentado por el gatito infectado esté higienizado. Después de todo, el virus del parvovirus felino es extremadamente resistente y puede permanecer vivo durante muchas horas.

Para prevenir la enfermedad en los gatos basta con adoptar una actitud sencilla: vacunar. Sí, existe una vacuna contra la panleucopenia felina. Para realizar la inmunización basta solicitar al veterinario la aplicación de la cuádruple vacuna. De esta forma, el gatito está protegido no solo del parvovirus, sino también de otras enfermedades.

Salud y bienestar

Todos los tutores y tutoras de gatitos deben preocuparse por la salud del animal. En este sentido, la prevención es siempre el mejor camino. Así que mantén siempre al día el calendario de vacunación del animal, ¿de acuerdo?

Además, para mantener una buena inmunidad, es importante que en la rutina del minino se valore la salud y el bienestar. Por eso, invierte en una buena alimentación, juegos y consultas periódicas con el veterinario.

Deja un comentario